Monzón

 

Esa noche llovió. Mis esperanzas se inundaron y mis techos cayeron derrumbados. Se nos mojó el futuro con aquella tormenta, y, ya que éramos de papel, también se nos rompió. El viento nos sopló lejos, nos arrastró con sus lamentos y nos separó como hizo con aquellas hojas de árbol. Amanecimos a la deriva entre tanta lágrima, con los pulmones llenos de agua y un pasado sin respirar. Al poco rato también nos ahogamos. Nunca supimos nadar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s